Archivo de la etiqueta: Desarrollo sostenible

Metal Ferrol S.A. reduce sus emisiones de gases de efecto invernadero

En la actualidad, el cambio climático es una de las principales amenazas a nivel global del planeta, que requiere de la acción conjunta por parte de todos los países, gobiernos, empresas y ciudadanía para luchar contra él. Esta realidad es reconocida por un 97% de los españolas y españoles, según un reciente estudio del think-that Real Instituto Elcano. En él se afirma que el 92% de la ciudadanía española además reconoce que somos los propios seres humanos los responsables de esta situación. Por lo tanto, ha llegado el tiempo de actuar.

En Metal Ferrol S.A. somos conscientes de que nuestra actividad industrial tiene un impacto en el medio. Por eso, desde 2013 llevamos calculando nuestra huella de carbono. Pero ¿eso que significa?

La huella de carbono

La huella de carbono es uno de los principales indicadores internacionales sobre cambio climático. La huella de carbono de una organización cualquiera no es más que el cálculo de las emisiones totales de gases de efecto invernadero que las actividades realizadas por la misma, ya sean directas o indirectas, liberan a la atmósfera, suponiendo un primer paso para definir el grado de contribución al calentamiento global de la organización y las posibilidades existentes para la reducción y mejora de dicho impacto.

¿Cómo calculamos nuestra huella de carbono?

En Metal Ferrol S.A. seguimos metodologías reconocidas internacionalmente para el cálculo de la huella de carbono. En ellas se indican que tenemos que medir las emisiones directas, debidas al consumo de combustibles de nuestra flota de vehículos o a la combustión de gas Protar en nuestros trabajos de soldadura. También tenemos emisiones indirectas, debidas al consumo de electricidad en nuestras instalaciones.

Nuestra huella de carbono 2018

En el año 2018, Metal Ferrol S.A. ha emitido a la atmósfera 35,58 toneladas de CO2eq, como consecuencia del ejercicio de su actividad profesional, lo que corresponde a una huella de carbono de 2,56 t CO2eq/persona.

De igual manera se puede hacer un análisis de la huella de carbono en función del nivel de actividad de la organización. Considerando esta nueva perspectiva, la huella de carbono fue de 0,0262 t CO2eq/miles €.

Por último, también calculamos la huella de carbono por m2 de superficie de la organización, que nos ofrece un valor de 0,0224 t CO2eq/m2.

Estos resultados nos muestran que, por primera vez en cuatro años, hemos minimizado nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y nuestra huella de carbono. Esto es fruto del trabajo realizado estos años en el marco de nuestro plan de reducción de emisiones que, con una inversión cercana a los 20.000€ nos permitió, entre otras cosas, cambiar todos los halógenos de nuestras instalaciones por lámparas LED de bajo consumo.

A la vista de este éxito, hemos solicitado al Ministerio de Transición Ecológica, el sello Calculo y Reduzco, del Registro Nacional de Huella de Carbono y Proyectos de Absorción. Esta certificación, más exigente que el anterior certificado, sería toda una satisfacción para Metal Ferrol. Somos una empresa que queremos dejar una huella en nuestro entorno, pero una huella basada en la calidad de nuestro trabajo, el respeto al medio ambiente y el cuidado de nuestras personas.

Puedes consultar en detalle nuestro informe sobre Huella de Carbono 2018, pichando en este enlace.

Fuentes:

  • Real Instituto Elcano (2019), Los españoles ante el cambio climático.

NUESTRA HUELLA DE CARBONO

La huella de carbono es el principal indicador a nivel internacional sobre cambio climático. Se define como “la totalidad de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) emitidas de forma directa o indirecto por una persona, organización, evento o producto”. Este impacto ambiental es medido a través de la realización de un inventario de fuentes y emisiones de GEI o, también, a través de un análisis de ciclo de vida.

Este indicador nos dice que cada uno de nosotros deja una huella de carbono en el planeta según el consumo y tipo de hábitos que tengamos en nuestro día a día. Aspectos como nuestra alimentación, cómo realizamos las compras diarias, qué consumo energético hacemos, qué medio de transporte utilizamos… son claves para reducir o aumentar nuestra huella o, lo que es lo mismo, nuestro impacto ambiental en el entorno.

En Metal Ferrol calculamos desde el año 2012 nuestra huella de carbono, con lo que podemos conocer en profundidad nuestra organización e identificar los principales puntos de mejora tanto a nivel ambiental como económico. La metodología que empleamos sigue las directrices de la norma internacional Greenhouse Gas Protocol (GHG Protocol), del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), que fue la norma inspiradora de la serie internacional ISO 14064:2012 sobre Gases de Efecto invernadero.

El Informe de Huella de Carbono 2015 de Metal Ferrol (Huella de carbono Metal Ferrol 2015) que nuestra organización realizó en 2015 unas emisiones a la atmósfera 29,43 toneladas de CO2eq, como consecuencia del ejercicio de su actividad profesional, lo que corresponde a una huella de carbono de 2,6755 t CO2eq/persona o de 0,0295 t CO2eq/miles €.

Nuestro principal impacto ambiental es el derivado del consumo eléctrico. El grueso de la actividad de la organización se desarrolla a través de actuaciones que están acompañadas de un consumo de electricidad para iluminación de las dependencias de la organización, para el uso de los radiadores eléctricos y para la alimentación de toda la maquinaria necesaria para la realización del mecanizado y reparación de las piezas metálicas y plásticas, así como de aparatos eléctricos y electrónicos auxiliares. Para minimizar este impacto, y dentro de nuestro plan de reducción, en 2016 iniciamos el cambio del sistema de iluminación interno en la empresa, comenzando por las instalaciones de las oficinas.

La cuantificación de emisiones muestra que el siguiente impacto, tras el consumo eléctrico, se produce debido a los desplazamientos en los vehículos de la organización a las diferentes localizaciones de las instalaciones de nuestros clientes. Por esta razón, tenemos planteado la organización de cursos de conducción eficiente a nuestros compañeros para poder reducir el consumo de combustible asociado al transporte en los vehículos de la empresa.

Finalmente, las emisiones producidas por los gases de combustión en la soldadura por arco eléctrico, son el tercer y último impacto producido por la actividad de la entidad.

La apuesta de Metal Ferrol por el cálculo de la huella de carbono nos ha permitido definir mejores objetivos, diseñar estrategias de reducción de emisiones más efectivas y con ahorros de costes, un mejor conocimiento de los puntos críticos en donde actuar… además de ser merecedores del certificado del Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en la sección de cálculo.

2016_00_a294-certificado-inscripcion_2015

Al calcular e informar sobre nuestra huella de carbono pretendemos involucrar a todos nuestros grupos de interés en el compromiso para reducir su propio impacto sobre el cambio climático y poder contribuir a crear una conciencia colectiva para impulsar la lucha contra el cambio climático. Igualmente estamos dando cumplimiento a nuestro código ético, en donde mostramos nuestro compromiso por la protección y conservación del medio ambiente.

ALGO PASA CON EL CLIMA

Algo extraño está sucediendo. O eso al menos es lo que nos indica nuestra intuición… Estar a 20ºC en invierno, activar la alerta por sequía en la región Galicia Costa  en pleno mes de enero, floración de especies en pleno otoño e invierno, calor sofocante en Compostela y lluvias torrenciales en Sevilla… Todo esto, ¿a qué es debido?

Es muy arriesgado afirmar con total seguridad que el cambio climático es la causa de todas estas anomalías. Lo que sí es cierto es que en Galicia se ha producido un aumento de 0,18ºC/década desde el año 1.960, según el estudio Cligal (2008) de la Xunta de Galicia.

La comunidad científica internacional ha llegado hace años al consenso de que existe un cambio climático acelerado en nuestro planeta y que la principal causa que lo está produciendo son las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por las actividades humanas.

Este consenso es asumido por gran parte de la sociedad. Así, el estudio La sociedad ante el cambio climático 2011, realizado por la Fundación Mapfre y la Universidad de Santiago de Compostela afirma que el 79,2% de la sociedad española está convencida de que el cambio climático es real y tangible, y que ya está ocurriendo.

Desde Metal Ferrol, tenemos la convicción de que el cambio climático es una amenaza real para nuestro planeta y consideramos que tenemos que contribuir, en función de nuestras posibilidades, a mitigarlo. Por ello, dentro de nuestra política de responsabilidad social empresarial, que nos hizo merecedores del Premio RSE Galicia 2015, elaboramos una estrategia de actuación en materia de cambio climático.

El primer paso que dimos fue el relativo a conocer nuestro impacto real. Para ello, calculamos desde el año 2012 nuestra huella de carbono. La huella de carbono, reconocida internacionalmente como indicador de cambio climático, nos ha permitido conocer nuestras emisiones de gases de efecto invernadero e identificar correctamente todas nuestras fuentes de emisión. Expresada en unidades de toneladas de CO2eq. Emitido, la huella de carbono nos permite conocer cuál es nuestro impacto real sobre el clima.

Recientemente acabamos de publicar el Informe de Huella de Carbono 2015 de Metal Ferrol (Informe HC 2015) que nos ha servido para conseguir el certificado del Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en la sección de cálculo. En el año 2015, Metal Ferrol ha emitido a la atmósfera 29,43 toneladas de CO2eq, como consecuencia del ejercicio de su actividad profesional, lo que corresponde a una huella de carbono de 2,67 t CO2eq/persona (Certificado inscripción 2015 MAGRAMA).

A continuación, nos propusimos compensar el 100% nuestras emisiones y convertirnos en una organización cero emisiones. La compensación de emisiones se lleva a cabo al adquirir CO2 equivalente en una cantidad igual a las emisiones de gases de efecto invernadero que se busca compensar.

Para ello colaboramos con el proyecto Refo-Resta CO2 que es un sumidero de carbono que compensó la totalidad de nuestras emisiones. La compensación se realizó a través de la reforestación. Este proyecto se encuentra en la pedanía de Revilla-Cabriada, perteneciente al municipio de Lerma, en la provincia de Burgos, Castilla y León. Se realizó una plantación manual de Quercus ilex (encina) y Pinus nigra hispanica (pino laricio); siendo la región de procedencia de las plantas acorde a la localización de los terrenos.

El proyecto Refo-Reforesta CO2 alcanza a una plantación de más de 150.000 m2, con más de 22.000 árboles en crecimiento y con una reducción esperada de 2.500 toneladas de CO2. Igualmente, este proyecto se encuentra registrado en el Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en la sección de proyectos de absorción.

Y, por último, ya en 2016, decidimos dar un paso más en nuestro compromiso y trabajar para lograr una reducción de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Para ello, aprobamos ejecutar medidas como el cambio en el equipamiento de iluminación interior y la formación en conducción eficiente a nuestros compañeros, entre otras.

Todo esto ha servido para contribuir activamente a la mejora de nuestro entorno más cercano, así como, alinearnos con actuaciones de empresas a nivel mundial comprometidas con el desarrollo sostenible, a través de la contribución al cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por las Naciones Unidas.